archivo

fotoensayo

Una cualidad esencial de la Arquitectura es que trasciende el papel. Todo el esfuerzo que llevamos a cabo a la hora de proyectar a través de reflexiones, bocetos o lecturas se verá reflejado directamente en la realidad, materialmente. Afectará directamente a la vida de muchas personas y por ello cargamos con mucha responsabilidad.

En los planos no hay líneas con diferentes grosores sino capuchinas, UPNs, paneles de madera contrachapada, perfiles tubulares de aluminio, cerámicas, redondos del 16,  telas… Hay texturas rugosas, colores vivos, reflejos suaves.

Unidos unos pocos junto con el entorno, la luz y las personas que los habiten darán lugar a espacios que buscarán tener las cualidades del fin al que están destinados. No obstante, no solo se trabaja con lo físico, sino con ideas más conceptuales que también repercuten profundamente en la calidad de los espacios.

Parece lógico pensar que es necesario tocar la materia con la que vamos a desarrollar nuestro trabajo. Sentir el tacto en nuestras dedos de aquello que dibujamos en las planimetrías nos sirve para idear mejor.

Por tanto, puede funcionar bien introducir en una Escuela de Arquitectura materiales con los que los estudiantes experimentemos y ejercitemos la creatividad con nuestras propias manos.

Antonio Rivas G.

Las calles no son solo lugares de paso, sino de encuentro. Son el escaparate del alma de la ciudad. Por eso no hay nada más triste que una acera vacía, aunque esté llena de turistas.En ocasiones incluso se convierten en el grito dibujado de unos artistas callejeros:

Pero, ¿para qué sirve leer y pensar acerca de todo esto?¿qué tiene que ver con la arquitectura?¿es pura abstracción inútil?

  • Sirve para salir de la pompa aislada del mundo de una arquitectura alejada de las personas. Antes que arquitectos, somos habitantes de un planeta con problemas con cierto poder para cambiarlo.
  • Entender mejor la ciudad, cómo funciona, conocer sus habitantes a fondo hace que todo aquello que proyectemos no esté falto de sensibilidad.
  • No. Pensar en los problemas de la gente real abre nuestra mente a reflexionar acerca de soluciones que están en nuestra mano

Fuentes de las fotografías:

Baknsy   Sam 3   Niño de las pinturas