archivo

Archivo del Autor: cobegao

Para empezar tome la asignatura de paisajismo porque esa materia no la imparten en México, y claro me llamo mucho la atención, al principio como a  todos pensé que íbamos a ver jardines o cosas simples; pero mi sorpresa fue muy grata, porque aprendi cosas que jamas me imagine que podría aprender en una asignatura de paisaje, como por ejemplo..

Aprendi que en la arquitectura antes de proyectar hay que observar y no ver como lo hace mucha gente, que es importante estudiar el contexto que tenemos alrededor para poder entender que es lo que se necesita y asi hacer un poryecto que valga la pena, como también entender que la naturaleza es algo  que no aprovechamos que lo hacemos un lado para construir grandes edificios, siendo que lo verde puede ayudarnos a hacer que sobresalga lo que hacemos, la cosa es saber como usarlo.

Lo que cambiara, seria  que por ejemplo los proyectos se empiecen hacer dos semanas después de que empieza la asignatura, y que los equipo sean  de cuatro máximo y asi tener una gran gama de opiniones.

Pero en si, la materia me gusto mucho , mas que nada que cambio mi forma de pensar de lo que es arquitectura de paisaje, su forma de como imparte su clase se me hizo muy bien ya que involucraba a todos los alumnos y eso hacía que hasta el mas penoso hablara.

MUCHAS GRACIAS..

Image

Bueno para mi uno de los arquitectos que mas me llaman la atención es Luis Barragan, ya que el trabaja mucho con los sentidos, la imaginación, la naturaleza, en fin…. Hay una frase de el que dice : 

“No hagan lo que Yo hice, Vean lo que Yo vi”

El paisaje no es algo complejo va mas allá de eso, va mas allá de decir: esta bonito, es grande , es bello; es el trasfondo que tiene este como su historia, su esencia  y saber trabajarlo sin romper la magia que tiene el paisaje es lo que se debe buscar, les dejo una parte del Discurso de aceptación del premio Pritzker donde habla de los jardines, las fuentes , sensaciones etc.. espero que les interese :

 

Image

…En proporción alarmante han desaparecido en las publicaciones dedicadas a la arquitectura las palabras belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento y también las de serenidad, silencio, intimidad y asombro. Todas ellas han encontrado amorosa acogida en mi alma, y si estoy lejos de pretenderles haberles hecho plena justicia en mi obra, no por eso han dejado de ser mi faro.”

Religión y Mito

¿Cómo comprender el arte y la gloria de su historia sin la espiritualidad religiosa y sin el trasfondo mítico que nos lleva hasta las raíces mismas del fenómeno artístico? Sin lo uno y lo otro no habría pirámides de Egipto y las nuestras mexicanas; no habría templos griegos ni catedrales góticas ni los asombros que nos dejó el renacimiento y la edad barroca; no las danzas rituales de los mal llamados pueblos primitivos ni el inagotable tesoro artístico dela sensibilidad popular de todas las naciones de la Tierra. Sin el afán de Dios nuestro planeta sería un yermo de fealdad. “En el arte de todos los tiempos y de todos los pueblos impera la lógica irracional del mito” me dijo un día mi amigo Edmundo O’Gorman y con o sin su permiso me he apropiado sus palabras.

Belleza

La invencible dificultad que siempre han tenido los filósofos en definir la belleza es muestra inequívoca de su inefable misterio. La belleza habla como un oráculo, y el hombre, desde siempre, le ha rendido culto, ya en el tatuaje, ya en la humilde herramienta, ya en los egregios templos y palacios, ya, en fin, hasta en los productos industriales de la más avanzada tecnología contemporánea. La vida privada de belleza no merece llamarse humana.

Silencio

En mis jardines, en mis casas siempre he procurado que prive el plácido murmullo del silencio, y en mis fuentes canta el silencio.

Soledad

Sólo en íntima comunión con la soledad puede el hombre hallarse a sí mismo. Es buena compañera, y mi arquitectura no es para quien la tema y la rehuya.

Serenidad

Es el gran y verdadero antídoto contra la angustia y el temor, y hoy, la habitación del hombre debe propiciarla. En mis proyectos y en mis obras no ha sido otro mi constante afán, pero hay que cuidar que no la ahuyente una indiscriminada paleta de colores. Al arquitecto le toca anunciar en su obra el evangelio de la serenidad.

Alegría

¡Cómo olvidarla! Pienso que una obra alcanza la perfección cuando no excluye la emoción de la alegría, alegría silenciosa y serena disfrutada en soledad.

La Muerte

La certeza de nuestra muerte es fuente de vida y en religiosidad implícita en la obra de arte triunfa la vida sobre la muerte.

Jardines

En el jardín el arquitecto invita a colaborar con el reino vegetal. Un jardín bello es presencia permanente de la naturaleza pero la naturaleza reducida a proporción humana y puesta la servicio del hombre, y es el más eficaz refugio contra la agresividad del mundo contemporáneo.

“El alma de los jardines” decía Ferdinand Bac, “alberga la mayor suma de serenidad de que puede disponer el hombre”. Y fue Bac quien despertó en mi el anhelo de la arquitectura de jardín. El decía: “en este pequeño dominio (sus jardines de Les Colombiers) no he hecho otra cosa que unirme a la solidadridad milenaria a la que todos estamos sujetos, que no es sino la ambición de expresar con la materia un sentimiento común a muchos hombres en búsqueda de un vinculo con la naturaleza al crear un lugar de reposo, de placer apacible. “Ya se ve que es condición de un jardín aunar lo poético y lo misterioso con la serenidad y la alegría. No hay mejor expresión de la vulgaridad que un jardín vulgar.

En una vasta extensión de lava la sur de la ciudad de México me propuse, arrobado por la belleza de ese antiguo paisaje volcánico, realizar algunos jardines que humanizaran, sin destruir tan maravilloso espectáculo.

Paseando entre las grietas de lava protegido por la sobra de imponentes murallas de roca viva, repentinamente descubrí, ¡O sorpresa encantadora!, pequeños secretos valles verdes rodeados y limitados por las más caprichosas, hermosas y fantásticas formaciones de piedra que había esculpido en la roca derretida el soplo de vendavales prehistóricos.

Tan inesperado hallazgo de esos valles me produjo una sensación no desemejante a la que tuve cuando caminando por un estrecho y oscuro túnel de la Alambra, se me entregó sereno, callado y solitario, el hermoso patio de los mirtos de ese antiguo palacio. Contenía lo que debe contener un jardín bien logrado: nada menos que el universo entero.

Jamás me ha abandonado tan memorable epifanía y no es casual que desde el primer jardín que realicé en 1941, todos lo que le han seguido pretenden con humildad recoger el eco de la inmensa lección de la sabiduría plástica de los moros de España.

Image

Fuentes

Una fuente nos trae paz, alegría y apacible sensualidad alcanza la perfección de su razón de ser cuando por el hechizo de su embrujo, nos transporta, por decirlo así, fuera de este mundo.

En la vigilia y en el sueño me ha acompañado a lo largo de mi vida el dulce recuerdo de fuentes maravillosas; las que marcaron para siempre mi niñez: los derramaderos de aguas sobrantes de las presas; los aljibes de las haciendas; los brocales de los pozos en los patios conventuales; las acequias por donde corre largamente el agua; los pequeños manantiales que reflejan las copas de los árboles milenarios, y los viejos acueductos – que desde lejanos horizontes traen presurosos el agua a las haciendas con el estruendo de una catarata.

Image Image

 

El arte de ver

Es esencial al arquitecto saber ver; quiero decir ver de manera que no se sobreponga el análisis puramente racional. Y con este motivo rindo aquí un homenaje a un gran amigo que con su infalible buen gusto estético fue maestro en ese difícil arte de ver con inocencia. Aludo al pintor Jesús (Chucho) Reyes Ferreira a quien tanto me complace traer ahora la oportunidad de reconocerle públicamente la deuda que contraje con él por sus sabias enseñanzas.

Y a este propósito no está fuera de lugar traer a la memoria unos versos de otro gran y querido amigo el poeta mexicano Carlos Pellicer: “Por la vista el bien y el mal nos llegan. Ojos que nada ven, almas que nada esperan.

Para mi algo que me asombra no solo el poder de la imaginacion, sino tambien el poder que tales obras o creaciones , adquiriendola en cualquier inspiracion y al mismo tiempo en un sin número de emociones, que al fin te motivan a analizarte y así, te permite ver o mas bien observar algo ordinario en algo extraordinario.

 

 

 

Voy saliendo de la facultad a las 7.30pm…

Tomo el brazo de mi compañero y empiezo a sentirme un poco nerviosa, al saber que solo podre guiarme y sostenerme de el…

Empiezo a dar mis primeros pasos por la calle Andalucía, lo que percibo es que estoy dando mas prioridad a mis sentidos , ya que empiezo a escuchar a la gente que pasa de lado mío, una señora regañando a su hijo, una muchacha que choco conmigo , fue algo muy peculiar porque me enoje con mi compañero porque no me aviso , pero me dijo mi compañero que  la chava estaba en el móvil y no se había percatado de nada; lo cual me acorde de la imagen de todos los días que la gente está con el móvil y a veces no se dan un tiempo a mirar el paisaje,la gente etc..

Bueno sigo caminando y empiezo a sentir la diferencia de suelo,  a oler  todo lo que está a mi alrededor, es una combinación de olor de comida, smog, perfumes, sudor en fin olores que a lo mejor antes no le ponía mucha atención.

Al seguir empiezo a escuchar a alguien tocando el acordeón, me olvido de todo y me transporte a mi país (México) , no sé porque, bueno a lo mejor será porque a mi abuelo le encanta tocar el acordeón y cantar, empezó a sentirme en casa y en añorar; fue inevitable y una lagrima salió …

En eso mi compañero  me dice ya abre los ojos ya llegamos, y me di cuenta que fue un camino realmente fascinante, a pesar de los accidentes, ya que vi más de lo que realmente veo con los ojos abiertos, hasta transportarme a otro lugar…