La asignatura arquitectura del paisaje, en un primer momento  la elegí por las cosas que me habían contado de otros años antiguos alumnos. Conforme pasaban las clases me daba cuenta de que lo que dábamos poco se parecía a lo que me contaron.  En mi caso me llevé una mejor impresión.

En cuanto a la teoría, me ha gustado mucho porque se han hablado de temas que hasta ahora en la carrera uno quizás se los planteaba pero sin saber muy bien el porqué o hacia donde llegaría, por lo que son temas que de siempre me han interesado, sobre todo desde aquel Arquitaxi 09 en el que me abrió nuevos ámbitos relacionados con la arquitectura.

Sobre la práctica , he de reconocer que durante un par de semanas anduve un poco perdida , ya que no sabía muy bien como acotar el proyecto , en qué contexto y con qué sentido. En la teoría estaba claro, y se entendía perfectamente lo que había que hacer, pero llevarlo a la práctica costaba un poco más. Quizás el problema es de nuestra escuela en la que estamos acostumbrados de que nos acoten todo, el qué, dónde y cómo, y parece que cuando nos dan libertad para divertirnos y hacer lo que queramos nos sentimos perdidos. Por ello una vez que uno encuentra un camino por donde tirar es muy gratificante.

No opino que el haber tenido menos tiempo para la práctica y más para la teoría haya sido perjudicial, al contrario, ha hecho que el proyecto se enriquezca más y tenga un buen fundamento. Lo único que el tiempo se nos echó un poco encima al final.

La única pega a nivel general, es el aula; aunque ya se ha hablado en varias ocasiones del tema es muy importante porque en la teoría por ejemplo es más difícil intervenir… es como si las mesas de delante fueran de algún modo límites. Más que las clases de proyectos, quizás el prefabricado sería el mejor sitio, ya que al tener un mobiliario libre, es más versátil y cada día se podrían formas diferentes formas en las que dar clase.

En mi opinión, se ha perdido la oportunidad de haber podido conocernos más entre nosotros. Todo ello favorecido por el lugar de dar la clase pero también que no hiciéramos descansos durante esas 4 horas seguidas. Son en esos ratitos en los que uno más relajadamente puede conversar, el problema era que entrábamos en clase y salíamos del mismo modo casi sin  hablarnos. Creo que había gente interesante en la clase que podían haber aportado muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: